basculas y balanzas logo basculas balanzas  

 

INDICE DE TEMAS

Tipos de balanzas

BALANZA DE MOHR

Muchas investigaciones arrojaron como hipótesis que la aparición de las balanzas químicas de precisión se produjo gracias a la creación de aquellas que son hidrostáticas, por ende utilizadas en el comercio, en el control fiscal de las bebidas de contenido alcohólico e incluso por los ensayadores de metales cuando querían llevar a cabo el cálculo de las densidades relativas tanto de los sólidos como de los líquidos.

Con el paso del tiempo, este modelo de balanza fue perfeccionándose debido a que en el siglo XVIII comenzó a suscitarse un profundo interés por el estudio cuantitativo de la composición química de las sustancias sólidas, líquidas y luego de las gaseosas. Justamente, las medidoras hidrostáticas permitieron calcular la densidad relativa de las disoluciones químicas.

Cuando hablamos de densidad relativa, hablamos de la relación que se produce entre el peso del volumen específico de un cuerpo y el peso de un volumen igual, pero de agua destilada. En lo que respecta al uso de estas balanzas, las mismas operan bajo el principio de Arquímedes. Dicho principio aseguraba que en el momento de sumergimiento de un cuerpo en un líquido, éste será empujado con una fuerza idéntica al peso del volumen del líquido que el cuerpo va a desplazar en el instante mismo de la inmersión.

balanza-mohr-liquidosEste tipo de básculas son sumamente normales, aunque se encuentran diseñadas especialmente para ejecutar pesadas tareas en el aire y en los líquidos, junto con procedimientos diferentes. Es decir, el proceso va a variar según se quiera determinar la densidad relativa de un sólido o la densidad relativa de un líquido. En el primer caso, se procede a pesar el sólido en el aire, para luego sumergirlo en agua destilada. En el segundo caso, se va a tener que utilizar un cuerpo de peso conocido. Lo que primero se hace es calcular el peso de ese cuerpo cuando se lo sumerge en el líquido, y posteriormente se calcula el peso sumergido en agua destilada.

La balanza de Mohr-Westphal es una variante sumamente ingeniosa dentro del grupo de las hidrostáticas. La misma resulta muy útil para cuando se quiere determinar con gran rapidez (y sobre todo con gran precisión) la densidad relativa de los líquidos.

Descripción del modelo de la balanza de Mohr

balanza-de-mohrLa constitución de la balanza de Mohr consiste en dos brazos bastante desiguales. Uno de estos va a estar graduado en diez partes y en su extremo va a contar con un gancho del cual pende una pieza de vidrio. Esta pieza es denominada “termómetro de inmersión”, más conocido con el nombre de Reinmann. Éste mide la temperatura del líquido con el que se está lidiando.

El peso de la pieza es muy grande, ya que cuando pende de la balanza de Mohr tiene la capacidad de situarla en perfecto equilibrio. Asimismo, la pieza de vidrio puede ser introducida en un líquido, acción mediante la cual se altera ese equilibrio, para luego ser recuperado mediante la colocación de un grupo de pesas espaciales, que van a poseer una forma de horquilla. Justamente, parte del equipo general son estas pesas (específicamente cuatro), que serán colocadas sobre el brazo graduado. El brazo más corto, a su vez, termina en la pieza compacta de masa fija, con la presencia de una aguja adosada, que debe estar siempre al mismo nivel que otra aguja (llamada B), que se encuentra adherida al chasis, precisamente en el momento en el que la medidora hidrostática está equilibrada. Por otra parte, el brazo largo de la balanza de Mohr cuenta con un gancho para colgar el inmersor de vidrio con el termómetro en su interior, sobe el cual ya hemos hecho referencia. A su vez, el brazo largo tiene una serie de muescas a distancias fijas, las cuales por lo general se encuentran numeradas para representar las unidades. En la base del equipo podemos notar un tornillo T, cuya función es la de mantener la báscula nivelada lo más posible.

Operación de la balanza de Mohr

En primer lugar, hay que montar la balanza de Mohr, limpiarla profundamente y secar bien el inmersor. Luego a éste se lo cuelga del gancho con el que cuenta el brazo largo. Hay que asegurarse que la medidora quede equilibrada, viendo si las agujas quedan enfrentadas como corresponde. En segundo lugar, la probeta debe ser llenada con agua destilada, para luego meter en ella al inmersor, que va a desequilibrar la báscula. Por ello, deben colocarse reiters en las muescas de los brazos. Siempre es importante anotar la temperatura que nos indica el termómetro y consultar las tablas la densidad.

Todos los derechos reservados basculasbalanzas.com