basculas y balanzas logo basculas balanzas  

 

INDICE DE TEMAS

Instrumentos de medicion

 

FOTOMETRIA

La fotometría tiene diferentes acepciones. Es decir, este término puede ser aplicado tanto a la disciplina científica como al mundo de la astronomía. Si nos manejamos en el ámbito de la ciencia, entonces se trata de una de sus disciplinas, en especial aquella que se encarga fundamentalmente de la medida de la luz. A la misma se la considera como un brillo que puede ser percibido por el ojo humano.

Por lo tanto, los estudios que realiza esta ciencia se centran en la capacidad con la que cuenta la radiación electromagnética para provocar estímulos en el sistema visual. Muchas veces a la fotografía se la iguala con la radiometría. Sin embargo, esta última se encarga de la medida de la luz, pero bajo una perspectiva diferente.

Si nos movemos en el ambiente de la astronomía, entonces el significado de la fotometría cambia por completo, puesto que la función de la misma consiste, en este medio, en medir el brillo de los diferentes astros, ya sean estrellas, planetas, cometas, satélites, entre muchos otros. Quien se considera un pionero en esta cuestión de la medición de los brillos es el astrónomo griego Hiparco, el responsable absoluto de la división de los brillos en distintas magnitudes o grados. Posteriormente, con el invento del telescopio de Galileo Galilei, la escala para incluir a los astros se fue ampliando, y ya era posible divisar a aquellos que eran invisibles al ojo humano, justamente por su debilidad característica. Ahora bien, si retomamos a la fotometría bajo la mirada de la ciencia, debemos mencionar la importancia del rol del ojo humano y la función de la luminosidad fotópica.

fotometriaSe trata de una función que muestra la sensibilidad relativa que tiene el ojo del hombre a toda la variedad de longitudes de onda que existen, como el caso del eje horizontal. Esto implica que el ser humano no posee una sensibilidad idéntica en relación a todas esas magnitudes. Justamente este hecho es abordado por la disciplina que nos ocupa, la cual además pondera todas las magnitudes radiométricas existentes, es decir, las medidas que hay para cada longitud de onda, con el agregado de un factor que representa la sensibilidad del ojo que a su vez se corresponde con esa longitud.

Todos estos pesos son presentados por la función de la luminosidad (calificada de “espectral”) o bien por la eficiencia luminosa relativa que posee el ojo modelo. Es importante destacar que la luz, como también ocurre con todas las ondas de radio y los rayos X, se constituye en una forma de energía. Pero no toda la luz que se emite por una determinada fuente llega finalmente a la percepción del ojo humano para producir la sensación de luminosidad. Tampoco toda la energía que un foco consume se convierte efectivamente en luz. Todas estas cuestiones son tratadas a partir de la determinación de una serie de magnitudes de la fotometría, como el flujo luminoso, la luminancia o la eficiencia de la luz, sin olvidarse de la cantidad.

fotometria-llamaMagnitudes

La intensidad luminosa, en la fotometría, hace referencia a un flujo de luz, que es el que nos da una noción aproximada de la cantidad de luz que una determinada fuente puede llegar a emitir, por ejemplo, un foco, en absolutamente todas las direcciones posibles del espacio. A esto se contrapone el proyector, que justamente se ve que ilumina de manera unidireccional. Por eso es que para tener un profundo conocimiento de la distribución del flujo en cada una de las direcciones, es importante definir la intensidad con la que puede contar la luz.

La intensidad luminosa se puede definir por similitud con el flujo de luz que se emite por unidad de ángulo sólido en una dirección concreta y específica. El símbolo de la luminosidad es I y su unidad es la candela, a la cual se la representa con la sigla “cd”.

Otra magnitud es la iluminancia. Para ilustrar en qué consiste cabe mencionarse el hecho de iluminar con una linterna objetos que se encuentran colocados en distintas distancias. En el momento en el que se coloca la mano para tapar la linterna se podrá percibir que la misma está intensamente iluminada por un diminuto círculo.

Asimismo, si se ilumina una pared que se encuentra lejana, el círculo será mucho más grande y la luz, por el contrario, se tornará mucho más débil. Esta experiencia cotidiana define a la perfección el concepto de iluminancia, término básico de la fotometría que se constituye en el flujo luminoso que recibe una determinada superficie. En cuanto al símbolo que la representa, el mismo es E, mientras que su unidad correspondiente es la “lux”. La luminancia, por el contrario, es la relación que existe ente la intensidad luminosa y la superficie percibida por el ojo humano en una dirección específica.

Todos los derechos reservados basculasbalanzas.com